AMELIA DÍAZ BENLLIURE - Alfombras voladoras








Ese cuerpo
que acostumbraba a ser alfombra
y pintaba los ojos de cielos
y la boca mordía sonrisas
y el sexo
se hacía carne que no amor.
Que aunque no quieras yo quiero
y te aguantas
y no duele
porque ya no estás
                                     ahí.


Porque vuelas y te ocultas
en la rama más alta de un almendro.
Pero llega el frío
y te posee.
Y las uñas se quiebran
y los dientes chirrían
y vuelves
y vuelves
y vuelves
a ser polvo
                         o felpudo.


Y tu cuerpo se hace alfombra
y sales volando
más allá
de las mil quinientas y una noches.





***De Manual para entender las distancias, ACEN, 2011.
____________

3 comentarios:

  1. Lee mi entrada de hoy, va de lo mismo o parecido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy tan segura, Tracy...

      Besos.

      Eliminar
  2. Habrá que olvidar todas las alfombras y felpudos del mundo para penetrar una noche sin intenciones.

    ResponderEliminar

Sedúceme con tus palabras...